domingo, 4 de octubre de 2020

Los peligros de inyectarse silicona (biopolímero) en las nalgas o en la cara

Las inyecciones en las nalgas son uno de los muchos procedimientos de cosmética a los que se suelen someter las mujeres para cumplir con los cánones de belleza de la sociedad. En la actualidad, el uso popular de los biopolímeros se enfoca en el aumento de glúteos y caderas, seguido de inyecciones faciales. Aunque, se han incrementado las inyecciones de sustancias en cualquier parte del cuerpo. Y no se trata de una práctica exclusiva del género femenino. Los hombres también utilizan silicona líquida para aumentar los pectorales, aunque la estadística es menor. 

Según su nombre, los biopolímeros deberían ser sustancias sintéticas biodegradables. Sin embargo, en la práctica se trata de componentes sintéticos de cualquier índole que se inyectan en el cuerpo humano, sin ser aptos para uso médico. Tal es el caso del silicón industrial, aceites minerales y vegetales, entre otras sustancias. 

Los biopolímeros pueden producir reacciones inflamatorias crónicas que inducen dolor, masas induradas en el cuerpo, y en ocasiones producen lesiones abiertas en la piel que pueden infectarse y producir necrosis o muerte de los tejidos. 

Ante la aparición de alguno de estos signos es imprescindible ponerse en manos de un profesional, un cirujano plástico responsable que esté bien formado en las técnicas de diagnóstico y tratamiento para extraer estos biopolímeros. 
Les invitamos a ver el siguiente video de la paciente Erika contando su experiencia en el programa Doctor TV



 Son muchas las mujeres víctimas de las consecuencias de la mala praxis de estás cirugías, entre ellas personajes muy conocidos. En Colombia hay varios casos, los más conocidos los de la modelo y presentadora Jessica Cediel, de la actriz Lina Tejeiro, de la modelo y DJ Natalia París, Yina Calderón, entre otras. 



Natalia Paris
 A la polifacética mujer le inyectaron biopolímeros en su rostro sin su consentimiento y tuvo que ser sometida a un proceso medico con láser para quitar el abultamiento que se le había generado en la cara. Aunque todo se ocasionó a partir de que, por decisión propia, quiso mejorar su aspecto luego de tener a su hija Mariana. 

El caso de la presentadora y modelo ha sido uno de los más preocupantes y mediáticos en los últimos años. A Jessica le inyectaron en los glúteos una sustancia plástica que la obligó a pasar tres veces por el quirófano para que le pudieran retirar todo el químico. Fue algo tan alarmante que el médico responsable estuvo a punto de suicidarse. 

María Mónica Urbina
La Señorita Colombia 1985, lastimosamente, cayó en manos de un mal profesional que le inyectó biopolímeros en el mentón y la cadera en vez de ácido hialurónico. Por fortuna, en el rostro no tuvo ninguna reacción negativa, pero en la cadera se le originó una infección que la llevó a someterse a varias cirugías para eliminarlos de su cuerpo. 

Yina Calderón 
Hace cinco años, al ir en busca de un aumento de glúteos, a Yina la intervinieron quirúrgicamente con biopolímeros sin ella tener el mayor conocimiento en temas de cirugía plástica. Con el pasar del tiempo, la instagramer empezó a detectar una bola extraña en la parte superior de sus nalgas y a presentar síntomas anormales de salud. Ahora, se encuentra en un proceso de mucho cuidado para cumplir con la extracción de la sustancia. 

Se tuvo que someter recientemente a una cirugía parar retirar biopolímeros que le fueron puestos en sus glúteos en un spa de Bogotá. Lina contó que el único detalle que sabe de la especialista que la trató en aquella oportunidad, y le aseguró que le inyectaría un medicamento que estimulaba el desarrollo de los músculos, es que es amiga de la dueña del establecimiento. Otras afectadas: Lady Noriega, Alejandra Guzmán,

No hay comentarios:

Publicar un comentario