viernes, 12 de noviembre de 2021

Que pasa cuando comemos mucho queso?


"Si has decidido cambiar de alimentación y estilo de vida para sentirte mejor, el primer paso debería ser suprimir el queso de tu dieta”. Así de rotundo se muestra Neal Barnard, el doctor y autor de ‘La trampa del queso’. Según él, el queso en todas sus formas favorece el sobrepeso, aumenta el colesterol malo, eleva la presión sanguínea, causa diabetes y favorece las enfermedades autoinmunes. Además, al digerirse libera casomorfinas, unas sustancias químicas que provocan una fuerte adicción.

El olor de esos quesos no es más que el olor de la descomposición de las bacterias que hacen que fermente. Exactamente, es el “brevibacterium” el germen que se usa para fabricar quesos como el muenster o el limburger. Y sí, también es la bacteria que provoca ese olor en los pies cuando están sucios. También habla de la bacteria que hace que algunos quesos huelan, literalmente, al sudor de las axilas. Dale las gracias a la Staphylococcus epidermis. Esta bacteria produce ácido isovalérico y la encontrarás no sólo en las axilas con falta de una ducha, sino también en los quesos de olor fuerte.

El requesón y el queso para untar, por ejemplo, cuajan con ácido y en su producción apenas se emplea cuajo. Retienen algo de azúcar de la lactosa de la leche y no están curados. De ahí su sabor suave. La ricota (en italiano, ‘recocido’), se hace con el suero de la leche en vez de con caseína (que es lo que las enzimas del cuajo rompen y separan de la grasa de la leche, comercializándose después sobre todo a deportistas para ganar masa muscular por su gran aporte proteíco). El queso feta por su parte se hace con leche de oveja o con la mezcla de la leche de oveja y vaca. La mozzarella, aunque tradicionalmente se ha hecho con leche de búfala de agua, en Estados Unidos se hace también con leche de vaca.

Los problemas que causa el consumir queso, según el doctor estos son algunos:
1. CONCENTRA CALORÍAS Según Barnard, una taza de leche tiene unas 149 calorías. Una taza de queso cheddar fundido se aproxima a las 1000 (exactamente, 986 calorías).
2. CONCENTRA PROTEÍNAS LÁCTEAS Y muy especialmente, caseína. Esta proteína causa muchos de los problemas habituales como las migrañas, la artritis, algunos problemas de la piel o respiratorios.
3. CONCENTRA COLESTEROL Y GRASA SATURADA O “grasa mala”. Ésta aumenta los niveles de colesterol y a su vez aumentan los riesgos de enfermedades cardiovasculares y desarrollo de otros problemas como el alzheimer.
4. CONCENTRA SAL El procesamiento del queso no viene solo. Viene acompañado de sal que favorece la hipertensión.

Pero hay otros especialistas y nutricionistas que no están de acuerdo con esta opinión. Es el caso de la nutricionista Claire Collins, que dice que, salvo que una persona tenga alergia a la proteína de la leche de vaca o a los productos lácteos, el queso es una interesante fuente de proteínas, calcio y vitamina B12, por lo que es sano tomarlo. Además, una revisión reciente de un grupo de estudios cuyos resultados sugieren que comer queso puede reducir el riesgo de enfermedades de corazón.
La dietista Evangeline Mantzioris también piensa que comer queso no es malo para la salud. Contiene calcio para reducir el riesgo de osteoporosis y proteínas para la síntesis y reparación de los tejidos, ambos ingredientes saludables, así como bacterias y levaduras beneficiosas para el microbioma.

martes, 12 de octubre de 2021

CURSOS GRATUITOS DE PROGRAMACION POR INTERNET DESDE SU CASA

No necesitas ir a la universidad para obtener conocimientos sobre algo. Muchas personas que trabajan en el mundo de la tecnología han aprendido por su cuenta, leyendo, practicando y creando todo lo que puedan. Si quieres aprender programación, una de las mejores maneras, y la más accesible, es a través del Internet aprovechando la enorme cantidad de cursos disponibles para cualquiera que esté interesado. Tomar cursos en la web es una grandiosa opción, so solo es más económico que estudiar una carrera universitaria, especialmente si ésta no está dedicada únicamente a la programación, sino que te deja aprender a tu propio ritmo, siempre estás actualizado con los lenguajes más populares y con las últimas tecnologías, y además puedes escoger tu mismo cada materia o tema. OTROS CURSOS

sábado, 25 de septiembre de 2021

KeePassXC un gestor de contraseñas para tenerlas siempre a mano y de forma segura

Desde siempre los expertos nos han recomendado que no usemos contraseñas fáciles de decifrar, que las cambiemos frecuentemente y que no utilicemos la misma para distintos sitios. Lo ideal es que sea suficientemente larga, que se utilicen letras (mayúsculas y minúsculas), números y símbolos. Cambiarlas por lo menos 3 veces al año, aunque lo ideal es cada mes.

En la actualidad tenemos un sin fin de accesos a tiendas online, bancos, correos electrónicos, instituciones, organizaciones y mucho más pero ¿como podemos administrar toda esta información?. La opción más usada es apuntarlas en un cuaderno o en fichero de texto y esto no es lo más seguro

Hace ya unos años surgieron aplicaciones para gestionar las contraseñas, pero no se había extendido su uso. Actualmente se han puesto de moda por los innumerables hackeos de cuentas que se han producido en los últimos años. En la web Have I Been Pwned (HIBP), se puede verificar si nuestros emails han formado parte de alguna brecha o kackeo de datos. También sirve para verificar la seguridad de una contraseña. Esta web tiene información de más de 11.000 millones de cuentas hackeadas.

Personalmente estuve probando algunos gestores de claves o contraseñas, pero definitivamente me he quedado con la aplicación KeePassXC y a continuación les digo las razones:
  • Es gratuito y sin limitaciones de uso
  • Muy fácil de utilizar por todo tipo de usuarios
  • No hace falta estar conectado a internet para ejecutarlo y acceder a las contraseñas.
  • Cifrado completo de la base de datos utilizando AES estándar de la industria de 256 bits.
  • Genera contraseñas seguras de forma automática.
  • Se puede integrar con el navegador web.
  • Buscador inmediato de claves.
La única desventaja, pero que para mi no lo es, es que directamente no está disponible para smartphones, pero estos dispositivos no son seguros para almacenar claves. Si quiere instalarlo y probarlo le dejamos un video AQUÍ que le puede ayudar.

domingo, 19 de septiembre de 2021

Ayuno intermitente y su relación con la pérdida de peso y la autoregeneración celular


“El ayuno intermitente no es una dieta en sí, sino una estrategia dietética que alterna entre breves periodos de ayuno, sin alimentos o con una reducción significativa de calorías, y periodos de alimentación sin restricciones”, destaca Lara Dalla Rovere, nutricionista del Hospital Quirónsalud Málaga. 

Existen varios tipos según su frecuencia y duración, siendo “el más común el 16:8, donde la ventana de ayuno aumenta a 16 horas. En este caso un ejemplo sería saltar el desayuno, comiendo a las 14.00 y terminando la cena a las 22.00. O desayunando a las 9.00 y adelantando la merienda-cena a las 18.00, como última comida del día”. Según la frecuencia y duración, el equipo expone que pueden ser de frecuencia elevada y duración corta, por ejemplo 12:12 o 16:8 varios días a la semana o todos los días; de frecuencia y duración medias, por ejemplo, el 5:2, donde se seguirán 5 días de alimentación estándar y 2 días de fuerte restricción calórica; y, por último, de frecuencia baja y duración larga, siendo 2-3 días de ayuno una vez al mes. 

“En función del hábito de comidas, horarios de trabajo o de entrenamientos, se podría implementar uno u otro. El metabolismo del ayuno no es un proceso estático ni homogéneo, sino que va evolucionando a medida que se prolonga en el tiempo. Los primeros días se ponen en marcha unos mecanismos metabólicos adaptativos que van cambiando si posteriormente aumenta su duración”, detalla Lara Dalla. 

Otro aspecto importante que destaca la nutricionista es que “durante las horas de ayuno se deben tomar líquidos como agua, café solo (sin azúcar y sin leche), té e infusiones sin endulzar, bebidas probióticas, como kombucha o kéfir de agua, o caldo de huesos o de verdura filtrado. ¿Por qué se recomienda el ayuno? Ayunar no es pasar hambre, ya que durante el ayuno desaparece el apetito. Cuando uno está en ayuno o sin alimento, “el metabolismo del organismo consume las propias reservas, siendo la principal fuente de energía los lípidos. Además, al no ingerir comida ni hidratos de carbono, se suprime la insulina y otras hormonas como la leptina, hormona que regula el apetito. 

Dependiendo de la duración del ayuno, se crean adaptaciones metabólicas: se disminuye el consumo de glucosa en el músculo, el tejido adiposo y el hígado, y se ponen en marcha mecanismos de producción de glucosa y posteriormente de otros nutrientes, como ácidos grasos libres y cuerpos cetónicos. El aumento de los valores circulantes de cuerpos cetónicos produce inapetencia, por lo que el hambre desaparece; y, por tanto, controlar el tiempo en el cual se ingieren los alimentos, te da la posibilidad de controlar las calorías, el metabolismo y, por tanto, los resultados”, revela el doctor Almeida. 

En el caso de la pérdida de peso, en estos últimos dos años se ha comenzado el estudio del ayuno intermitente en personas para conocer si ayuda a perder más peso que una dieta hipocalórica estándar. “Se ha visto que, aunque no son resultados concluyentes, se produce una pérdida de peso mayor que en una dieta hipocalórica estándar si el ayuno intermitente consigue bajar las calorías totales. Esto quiere decir que, si el paciente respeta las horas de ayuno y no suple la ingesta con las horas de comida, al final toma menos calorías de las que necesita y pierde peso”. 

Además, se ha relacionado con las horas a las que comemos. Antiguamente comíamos una o dos veces al día, dependiendo de la cantidad de comida que pudiésemos conseguir. “En la actualidad, los rangos de ingesta de comida son constantes, consumiendo mucho más de noche; esto provoca cambios en los ciclos circadianos, volviendo loco a nuestro organismo y creando desajustes que derivan en patologías, entre otras, asociadas a la obesidad”, explica el endocrino. Por ello, esta práctica, al respetar las horas de descanso, favoreciendo un buen funcionamiento, se relaciona con menores tasas de enfermedad arterial coronaria y mayor control de la diabetes; además de mejorar la sensibilidad hacia la insulina y la presión sanguínea.
Fuente: La Opinión de Málaga